El Manisero

Blog

Generación pipera: la merienda favorita en los 80

La Generación pipera, aquella que creció en los 80 disfrutaba de sus Pipas El Manisero, pero también lo hacía de deliciosas meriendas que aún hoy se echan de menos. No pensemos en las calorías que éstas tenían y alimentemos los sueños y los recuerdos de toda una generación.

Las meriendas favoritas de los años 80

La Pantera Rosa

El primero de los pastelitos que encontrábamos en los kioscos de los 80, cerca de las Pipas El Manisero, era la deliciosa Pantera Rosa. Como su propio nombre indica su color era el tono rosaceo más potente que encontró la marca distribuidora que se basó en uno de los personajes de dibujos animados más famosos de la historia. Ahora bien, ni el Inspector Clousseau habría dado con la forma de pantera del bollito, porque esta no existía.

La Pantera Rosa era un pequeño brazo de gitano recubierto de color rosa, pero nos encantaba comer algo de un color tan poco común en nuestra dieta. Por cierto, para los nostálgicos os dejamos este video en el que youtubers gastronómicos tratan de imitar esa merienda de los 80.

Bony y Tigretón

No iban juntos, pero la marca que los lanzó al mercado lanzó a estos dos bollos para la merienda en una misma campaña publicitaria. No entendemos a Bony, representado por un oso azul, sin Tigretón, representado por… por un tigre evidentemente.

Bony era un bollito cubierto por chocolate pero con el factor diferencial de estar relleno por mermelada de fresa. Por su parte, Tigretón era un bollo de chocolate relleno de nata, un clásico de la merienda.

Bollycao

Pero la estrella de todas las meriendas, el Leo Messi o Cristiano Ronaldo de las tardes de muchos niños y niñas era el Bollycao. Un bollo de pan, al estilo de los panes utilizados en los perritos calientes, pero relleno de delicioso chocolate. Pero es que además, los Bollycao regalaban un cromo. Con esos cromos eras el rey del patio. Esta merienda logró popularizar personajes como los ‘Toi’, esos pequeños seres que hacían chistes con un cartelito al estilo de «Toi Cansao».

Tanto éxito tuvo el Bollycao que le salió competencia, los Bimbocao. Eso si, nunca llegaron a copiar al original, que hizo un esfuerzo para reinventarse con múltiples versiones del producto original. ¿Qué os gustaba más el Bollycao o los cromos que llevaba?

Phoskitos

El otro gran protagonista de las meriendas junto al Bollycao eran los Phoskitos. También llevaban regalo y eran una suerte de rollo en forma de caracol con nata. Una merienda más pequeñita pero igual de deliciosa.

Las carpetas de medio país tenían cromos de este manjar chocolateado. Grandes colecciones que aún hoy perviven en nuestro imaginario, ¿más que su sabor?, quizás. Si te entra la nostalgia puedes cocinarte unos phoskitos siguiendo este tutorial

Mi Merienda

A veces los nombres más sencillos son los que calan. Eso debió de pensar el equipo de creativos de la marca de bollería al lanzar este dulce con el nombre de ‘Mi merienda’. Claro, sencillo y directo. No engañaba, tampoco con su interior.

Dentro de Mi merienda estaba eso, la clásica merienda de un bollo de pan con una onza de chocolate. Parecido al Bollycao, pero en este caso debías de construirte tu propia merienda. Eso sí, sin cromo ni nada por el estilo, pero deliciosa.

Tulicrem

Cerramos nuestro capítulo con una merienda que debías de adquirir previamente en la tienda de ultramarinos: Tulicrem o mantequilla de tres colores. El señor de Tulipán decidió innovar y creo un sabroso postre para untar de tres sabores.

Una delicia que imitaba a la mantequilla y a la sobrasada, que además tuvo como reclamo publicitario a los archiconocidos Mortadelo y Filemón, así como a otros personajes del maestro Ibáñez.

Si te has quedado con ganas de más meriendas, no desesperes. Tenemos preparado otro capítulo con mucho más que te encantará.

Imagen: Pinterest