El Manisero

Blog

Chuches de los 80

Generación pipera: las 8 chuches que acompañaban a Pipas El Manisero en los 80

La Generación pipera es aquella que creció en los años 80, aquella generación que hoy desempolva del baúl de los recuerdos multitud de objetos y gadgets que son la envidia de los actuales millenials por su imaginación, diseño y utilidad. Pero hoy no te vamos a hablar de objetos, hoy la generación pipera va a recordar las chuches más icónicas de los kioscos de los 80 y 90. Aquellas golosinas que acompañaban a sus Pipas El Manisero y que seguro que, después de leer esta artículo te trasladarán, de nuevo, a esa maravillosa época.

Las 8 chuches más populares de los 80

Los chicles Boomer

Ponme un chicle Boomer de Fresa Ácida, Natillas, Melocotón y Manzana Ácida. Vaya gama de sabores que tenía el superhéroe más famoso de los kioscos en los años 80 y 90. Pero lo mejor de todo era ir acumulando una bola gigante con todos los sabores para hacer el chicle definitivo. No habéis sido niños si no lo habéis hecho.

Un chicle mítico con un superheroe en sus envoltorios. En aquella época sin Youtube y con un solo canal de televisión veíamos sus aventura a través de diferentes anuncios de la televisión en los que Boomer usaba su superelasticidad para rescatar a niños y llevarlos a piscinas llenas de chicles. ¿Una lagrimita con este anuncio?

Chicles Bobaloo

«Blando por fuera líquido por dentro, ¿qué chicle es?» Está claro, Bobaloo. Este chicle era para esos días en los que habías recibido la paga, ya que valía el doble que los chicles normales. Como hemos comentado en la primera frase tenía una particularidad, en su interior aguardaba un líquido rojizo con sabor a fresa que era como un despertar de sabor en tu boca.

Posteriormente Bobaloo sacó diferentes sabores, pero nada parecido al primero. Por cierto, seguro que leyendo parte de este artículo has empezado a tararear la canción de Bobaloo. Si no te acuerdas te dejamos con uno de sus anuncios para hacer memoria.

Los Sugus

No eran chicles, tampoco eran caramelos, eran los Sugus. Un dulce que se ha convertido en todo un icono de la cultura popular y que como los chicles Boomer tenía múltiples sabores, entre ellos el sabor de piña que, cómo no, estaba representado por un envoltorio de color azul. Múltiples teorías han surgido sobre el porqué de ese extraño envoltorio, lo que está claro es que nunca sabremos la verdad.

Otro de los falsos mitos de Sugus que nos estrujaban las meninges de pequeños era encontrar el envoltorio en el que pudiera leerse hasta 10 veces la palabra Sugus. Una tarea ciertamente imposible. ¿Lo encontrásteis alguna vez?

Caramelos Chimos

No se trataba de los caramelos de los Joaquines (en Valencia se conoce a las personas que se llaman Joaquín como Ximo o Chimo), «Chimos es un agujero rodeado de rico caramelo».

Los caramelos Chimos nos llevaron a una nueva experiencia, poder meter la lengua en su círculo. Oye, era una forma de jugar mientras disfrutabas de su sabor. Había de varios colores en cada paquete, aunque el favorito siempre solía ser el de color morado.

Peta Zetas

La ingeniería llegó a la industria de la chuchería con los Peta Zetas. Se trataba de un delicioso caramelo en formato arenoso que iba dentro de un sobre. Su forma de consumir era muy sencilla, se rasgaba el sobre se ponía un poco de su arenilla pica-pica en la lengua y parecía que una gran mascletá explotaba en tu boca, siempre agradable claro.

Caramelo Drácula

Los caramelos Drácula eran una especie de experimento de marketing para que compararas más, ya que con 5 pesetas te daban 3 caramelos, una vez ya había enganchado a toda una generación, fue subiendo de precio.

Pero lo mejor para los peques era que estos caramelos dejaban la lengua de color rojo. La generación pipera iba mostrando la lengua a sus padres y amigos para ver si estos dulces habían cumplido con su «mágico» cometido.

Pita Gol

Solía acompañarnos junto a las cajas de los grandes hipermercados de la época, los extintos Continente y Pryca. Si los peques se habían portado bien mientras los mayores hacían la compra de la semana podían pedir un caramelo Pita Gol.

Aquí lo que molaba no era su sabor, era jugar a pitar. Hacer música con un caramelo, te lo puedes creer. De tanto sobeteo al final el caramelo acababa sin comer, pero la diversión estaba garantizada.

Caramelos Pez

El factor gamificación, que llamarían los millenials también entra en estos caramelos, cuyos envases son objeto de coleccionista en los Estados Unidos. Todos recordaréis aquella cajita estirada con un cabezón gigante que servía de dispensador.

Las colecciones de los Caramelos Pez eran muy diversas. Recordadas y hasta la saciedad reeditadas han sido las de los personajes de Disney. Incluso hicieron versiones de vehículos como los de este anuncio.

Y tú, ¿recuerdas alguna chuche más con cariño? Te acuerdas de los envases clásicos de Pipas El Manisero. Déjanos tus recuerdos en los comentarios.

1 thought on “Generación pipera: las 8 chuches que acompañaban a Pipas El Manisero en los 80

Comments are closed.