El Manisero

Blog

Vive y haz deporte

Hacer deporte debería ser algo obligatorio. Y es que, todas las personas, en mayor o menor medida, necesitamos actividad física para mantenernos en forma. Por supuesto, no estamos hablando de que nos debamos someter a grandes esfuerzos. En virtud de nuestras posibilidades debemos adecuar el ejercicio que deberíamos hacer, casi a diario.

Los especialistas recomiendan un mínimo de una hora diaria. Caminar, por ejemplo, es un buen ejercicio para personas que no están acostumbradas a realizar una actividad física diaria. Es una fórmula idónea de comenzar a hacerle ver a nuestro cuerpo que realmente estamos interesados en ponerlo a trabajar. Una caminata diaria de una hora es más que suficiente para mantenernos en una forma más o menos adecuada.

Desde El Manisero, como empresa alimenticia, nos vemos en la obligación de darte consejos de salud y, por supuesto, no hay mejor consejo que el deporte para mantener nuestro cuerpo en perfecto estado.

Los beneficios de deporte son innumerables, pero queremos hacerte un resumen de las bondades que aportamos a nuestro organismo y a nuestro estado de ánimo cada vez que nos movemos.

1-. Mejoraremos nuestra forma y resistencia física

2-. Regularemos la presión arterial

3-. Incrementaremos o, al menos, mantendremos la densidad ósea

4-. Mejoraremos la resistencia a la insulina

5-. Amentaremos nuestra autoestima

6-. Mejoraremos la imagen

7-. Reduciremos el posible aislamiento social

7-. Rebajaremos la tensión y el estrés

Estos son solo unos breves puntos de mejora que notaremos, casi de manera inmediata en el momento en el que comencemos a hacer ejercicio.

Queremos animarte a que, tanto si nunca lo has practicado, como si lo tienes totalmente abandonado, comiences o retomes el ejercicio físico como una terapia corporal y psicológica.

Por supuesto, debes comenzar, como ya te hemos comentado, con ejercicios adecuados a tu condición física y ritmo, pero te proponemos que poco a poco vayas dándole forma a tu rutina e incrementes la intensidad y frecuencia. No sirve de nada apuntarse al gimnasio como propósito de año nuevo si a los 15 días ya no volvemos a pisar la sala. Hemos de ser constantes y con esfuerzo, lograremos ver resultado en un periodo de tiempo más o menos breve.

No importa la edad en la que te encuentres ni la forma física actual en la que esté tu cuerpo. Siempre es buen momento para comenzar y debes hacerlo en primer ugar por tiu mismo y después por tus seres queridos. Se trata de un propósito que una vez comiences, a buen seguro no podrás dejar porque te comenzarás a encontrar cada vez mejor.

Ánimo!