El Manisero

Blog

Y, ¿qué hacemos si llueve?

Estamos en pleno enero, y el tiempo parece que no nos está dando tregua. Días de lluvia y frío que van pasando a través de la ventana de nuestra casa o nuestro trabajo. Parece que salir no sea una opción y pensamos una y otra vez qué hacer, sobre todo si tenemos niños en casa.

La verdad es que estos días, pueden ser maravillosos si sabemos sacarles todo el jugo, solos o en compañía. Son un momento perfecto para realizar tareas que habitualmente no realizamos y que, en algunos casos, son necesarias.

Nosotros te queremos propones un listado de actividades que puedes realizar para sacarle el máximo partido a este tiempo en casa, sobre todo cuando llega el fin de semana y ese frío y lluvia parece no querer abandonarnos.




Tómate tu tiempo

Relájate. Te lo has ganado. No te sientas culpable por no estar haciendo nada “productivo”. Estar sin hacer nada puede ser una de las acciones más rentables que desarrollemos. Descansa la mente, recarga pilas y disfruta de ti mismo.




Lee, es un buen momento

Tanto si eres un ávido lector como si nunca has cogido otro libro que no sea un manual de instrucciones, te animamos a que leas. Es una época y son unas condiciones perfectas para engancharte o reengancharte a ese hábito tan saludable.




Recupera tus juegos de mesa

Si en casa sois varios, aprovecha para estrechar lazos. Es una oportunidad “pintiparada” para jugar con amigos o con la familia. Acuérdate de ese Monopoly que seguro que aún tienes en algún armario y sácalo!




Veamos películas clásicas

Sin prisas, sin estrés, perfectas para hacernos compañía en estos días lluviosos. Además, la gran mayoría de películas clásicas poseen una calidad artística y argumental perfecta que nos ayudarán a transportarnos un poco en el tiempo y nos alejarán de la velocidad de nuestros tiempos.




Prohibido quitarse el pijama

Manta y pijama. Nada mejor para un día lluvioso. Y es que, si en verano, con el calor, nos gusta ir a la playa, en invierno, con el frío ¡nos gusta quedarnos en casa! Y el traje oficial de nuestra casa es el pijama. Adjudicado.




Cocina, o al menos, ayuda

Cocinar es un placer. Además, preparar platos propios y comidas de cuchara nos hace sentir mejor. Reconforta saber que preparamos un plato saludable que, entre semana, con el trajín diario, nos resulta imposible preparar.




¿Volvemos a ser niños?

Después de todas estas ideas, que no pretenden otra cosa que permitirte tomar un respiro y oxigenar tu mente, puedes dar un doble salto mortal, poniéndote las botas de agua y saliendo a saltar sobre los charcos, o simplemente pasear bajo la lluvia. Seguro que ese momento lo recordarás todo el año y te ayudará a afrontar momentos difíciles, al recordar lo “idiota” que fuiste.